URBANISMO TÁCTICO, IMPROVISACIÓN Y CHIQUERO

EDGAR SUÁREZ GUTIÉRREZ

Por: Edgar Suárez Gutiérrez

En pasados días me reuní con vecinos del Barrio La Aurora de Bucaramanga, dueños de predios ubicados por la Carrera 30 afectados con la intervención de las ciclo-rutas, trazado realizado con errores por falta de planeación y por la improvisación que ha caracterizado esta administración anti-estética.

Dicha reunión se realizó con el fin de conocer las afectaciones económicas para los propietarios de predios por tener que asumir ellos los cambios de redes de servicios públicos y los nuevos problemas de movilidad que ha ocasionado esta obra, pues algunos quedaron atrapados en sus casas. También se trataba de mirar que estrategia utilizar para interponer una acción judicial contra la administración.

Mientras tanto, el contratista marcha a pasos acelerados para entregar rápidamente este adefesio y no verse inmiscuido en problemas disciplinarios, fiscales y hasta penales, todo por culpa del gobierno del ingeniero Rodolfo Hernández, como ya dije, producto de su improvisación.

Y es que, el objetivo de esta obra pública es llegar en bicicleta desde el Parque de los Niños hasta la UIS, que según el POT aprobado, el recorrido debería ser: subir desde el Parque de los Niños por la Calle 32 hasta la Carrera 31, tomar esta vía para bajar por la Calle 14, seguir la Carrera 30 por la parte baja del estadio Alfonso López, continuar por el Tecnológico Dámaso Zapata, es decir, la Calle novena y llegar a la UIS. Este es el trazado aprobado y el que se debía intervenir por contratación pública, el cual esta administración cambió totalmente pasando por encima de normas urbanística inmodificables, configurándose ya un daño fiscal y una conducta reprochable disciplinariamente.

El gran error del contrato y el que más perjudica a la ciudad, fue construir la ciclo-ruta por la Carrera 30, que era una vía rápida y un corredor de automóviles importante para la movilidad hacia Cabecera y el Centro, hoy la carrera 30 quedó con un solo carril, aumentando el caos vehicular de una ciudad sin vías.

Por si fuera poco, los elementos del espacio público de la ciclo-ruta no cumplen ni están incluidos en el Manual del Espacio Público de Bucaramanga MEPB, violando a todas luces esta administración anti-ética una segunda norma urbanística de obligatorio cumplimiento. Todo esto forma parte del fracasado “urbanismo táctico”, anunciado por la administración, cuando expuso esta política de intervención del espacio público que, ni siquiera se encuentra contenida en el Plan de Desarrollo, que es la carta de navegación del gobierno.

Lo más triste, es que por medio de esta política llenaron de chiquero la Calle de los Estudiantes y la Carrera 20 entre calles 34 y 36 entre otras vías, con materas plásticas ya rotas y arbustos secos, material reciclable de madera en formas de mesas y sillas ya podridas que dan un aspecto anti-estético a la nueva “Barcelona” como llamaron ellos a nuestra ciudad. Estos sitios son lunares de improvisación, que así haya costado poco o sea un “piloto”, están despilfarrando los recursos de nuestros impuestos. Qué fácil es para este Gobierno experimentar con los recursos del pueblo.

Para poder intervenir el espacio público, se deben tener en cuenta las condiciones de: uso, seguridad, durabilidad y costos, concadenándolo con las normas urbanísticas y de mobiliario existentes, la administración pública no debe ser algo de prueba y error, administrar no se trata de improvisar como ha sido la constante de este Gobierno de la Lógica, Ética y Estética.

(elfrente.com)

——