… Y LOS PERIODISTAS NOS PRESTAMOS

HÉCTOR GÓMEZ KABARIQ

Por Héctor Gómez Kabariq

En Colombia los políticos en campaña y los funcionarios deseosos de mejorar su decaída imagen apelan diariamente a la buena fe de los periodistas para, a través de ellos, engañar a la ciudadanía con ostentosos anuncios seguidos de sonoros festines. Anuncios que finalmente jamás se concretan y todos, personajes y periodistas, terminamos asociados para burlar a la comunidad.

Varios políticos, (César Gaviria y Ernesto Samper entre otros),  durante décadas estuvieron prometiendo la construcción de una vía alterna a Cúcuta pasando por el alto del Escorial, obra que nunca se hizo.

Otros políticos consiguieron votos ofreciendo la construcción de un aeropuerto alterno de carga cerca a Sabana de Torres pero nunca hicieron ni los estudios de prefactibilidad.

Algunos alcaldes de Bucaramanga ilusionaron a la gente con el anuncio de construir un teleférico entre el cerro de Palonegro y el barrio la Feria y jamás cumplieron.

Se hizo hasta un carnaval festivo para iniciar la construcción del portal de Metrolínea en “papi quiero piña” y todo terminó en un muy costoso elefante blanco.

Tres alcaldes de la capital de Santander han prometido la construcción de un teleférico entre la plaza Guarín y Morrorrico, y solo ha sido un fallido proyecto.

El alcalde Rodolfo Hernández prometió que en Enero de 2016 comenzaría la construcción de 20 mil viviendas para familias pobres en Bucaramanga y casi dos años después ni siquiera tiene los terrenos.

Dos presidentes en campaña, (Santos y Pastrana), han venido a Santander a buscar votos prometiendo la ampliación de la refinería de Barrancabermeja. Consiguieron los votos y después nos voltearon la espalda.

Varias veces nos han prometido el “acueducto del Común por gravedad” para llevar agua potable a Aratoca, Los Santos, Coromoro, Villanueva y Barichara, pero todo ha sido falso.

Todos esos anuncios y promesas, (y muchos más cuya enumeración ocuparía varias columnas), han estado rodeados de grandes titulares, extensas entrevistas, floridas crónicas, decenas de columnas y múltiples alabanzas en nuestros medios informativos regionales. Los ingenuos periodistas hemos sido utilizados por los políticos en campaña y por los funcionarios mentirosos y corruptos. Nos hemos prestado para engañar a la ciudadanía.

Estamos en otra campaña política. ¿Nos vamos a seguir prestando?. ¿No será mejor resaltar lo que ya hicieron y lo que han ofrecido hacer pero no han cumplido, reduciendo a su mínima expresión lo que ahora están prometiendo hacer?.

——–