¿ Y POR QUÉ DEBEN NEGOCIAR ?

LAS FUERZAS ARMADAS DEL GOBIERNO NO FUERON CAPACES DE DERROTAR A LAS GUERRILLAS

LAS FUERZAS ARMADAS DEL GOBIERNO NO FUERON CAPACES DE DERROTAR A LAS GUERRILLAS

Por Héctor Gómez Kabariq

En todos los rincones del país y desde hace un  buen rato, es tema obligado de conversación el proceso de paz del gobierno de Santos con las FARC y ahora con el ELN.

Alrededor de “la carpa de Jorge” en mitad del parque principal de Zapatoca y al calor de un buen tintico, varios amigos a veces nos damos a la tarea de “botar corriente” sobre el particular.  Reynaldo, Alejandro, Nacho, Jairito, Iván, Ricardo, Pedro y yo, entre otros, opinamos sobre el origen de las guerrillas, las negociaciones, los acuerdos, el plebiscito, la renegociación, el Nobel, etc.

A diferencia de otras tertulias que por hablar de estos temas terminan en agrios enfrentamientos, entre nosotros todo se habla con cordialidad, con respeto, en paz y sin poner en riesgo la amistad. Es como cuando jugamos un “chico” de billar en el café Latino de Pedro : se divierte tanto el que gana como el que pierde.

En medio de una de esas charlas alguien preguntó : Y por qué el gobierno debe negociar con la guerrilla?. Por qué debe darles gabelas después de tanto plomo ?.

Respuesta : porque el gobierno no fue capaz de derrotar a la guerrilla en más de 50 años de enfrentamiento armado. Si las fuerzas gubernamentales hubiesen sido capaces de derrotar militarmente a los insurgentes, hoy no estaríamos asistiendo a un proceso de negociación sino a un proceso de rendición.

Y entonces ni las FARC ni el ELN podrían estar condicionando el fin del conflicto a concesiones especiales. Claro, consideramos los contertulios que tampoco pueden los grupos alzados ir más allá de lo prudente en sus exigencias porque corren el riesgo de que “se les voltee la torta”. Pero que hay que hacer concesiones, hay que hacerlas en delicados asuntos como el indulto, la justicia transicional y la participación política.

Quien no ha sido derrotado no está dispuesto a dejar las armas para a cambio ir a terminar sus días en una cárcel. Ni bobo que fuera. El gobierno está frente a un contradictor al que no fue capaz de vencer y en consecuencia si quiere alcanzar la paz, debe negociarla haciendo concesiones.

El otro camino sería seguir dándonos plomo los hijos del mismo pueblo durante otros 50 años sin que el uno sea capaz de someter al otro. Cerca de 500 mil hombres entre soldados y policías, con un presupuesto anual cercano a los 10 billones de pesos, no fueron capaces de derrotar a unos 20 mil guerrilleros. Esa es la verdad.

La tertulia ese día terminó con un segundo tintico, “casamos” dos chicos y todos seguimos igual de amigos así tengamos opiniones diferentes. Fraternal ejemplo desde Zapatoca, remanso de paz.

——