¿Y QUÉ PIENSAN HACER CON VALENTINA ?

EL ALCALDE ENTRANTE RODOLFO HERNÁNDEZ Y SU SOBRINA POLÍTICA VALENTINA MANTILLA

EL ALCALDE ENTRANTE RODOLFO HERNÁNDEZ Y SU SOBRINA POLÍTICA VALENTINA MANTILLA

Por Héctor Gómez Kabariq

Supe que se armó un gran barullo en algunas emisoras por la nota que publicamos hace unos 5 días en esta página sobre la designación de Valentina Mantilla, la sobrina política del entrante alcalde de Bucaramanga Rodolfo Hernández, como nueva Gerente General del Instituto Neomundo de la capital de Santander.

Digo “supe”, porque en mi voluntario retiro de Zapatoca, donde resido desde hace más de un año, permanezco alejado del dial de las emisoras de Bucaramanga donde dizque se han producido algunos ataques contra este modesto servidor a raíz de esa nota.

Lo curioso es que, tanto allegados al nuevo alcalde como allegados al saliente alcalde y a Valentina, me llamaron el mismo día a hacerme iguales reclamos y a pedirme que “bajara” la información. Que eso “no era conveniente”.

Lo que sí he sentido acá es que esa nota, en las primeras 48 horas de haber sido publicada, tuvo más de cincuenta mil lectores de acuerdo con lo que me reporta el “count per day”. A partir de esas 48 horas los hackers, (no sé quien los contrató), me bloquearon la página y apenas hoy puedo volver a ella.

Pues, para los que se sienten afectados y dicen que esa designación fue una trampa puesta por el saliente alcalde Lucho Bohórquez al entrante mandatario, la solución es muy sencilla : que Valentina renuncie al cargo para que no incomode a su tío.

Dicen que la designación se hizo sin que Hernández supiera y que éste se encuentra molesto por ese nombramiento; pero que si resuelven “desnombrarla”, ello le acarrearía al municipio el pago de una cuantiosa indemnización. Pues que renuncie y asunto arreglado. Así se desbarataría la “trampa” del saliente gobierno, y el nuevo gobierno no tendría que cargar con el lastre de tener en su nómina a una persona que tanta importancia tuvo en la “corrupta administración de Lucho Bohórquez” como la llama Hernández.  Al fin y al cabo, era la mano derecha de Lucho y para los nombramientos, órdenes de prestación de servicios y citas, era obligatorio pasar primero por el visto bueno de Valentina.

Por lo demás, no olviden que estamos en un Estado de Derecho que consagra en su Constitución Política la libertad de información y la libertad de opinión. Y, como lo dijera en su momento Belisario Betancurt y lo reiterara recientemente el Presidente Santos, en una democracia es mejor un periodismo sin tapujos que un periodismo arrodillado.

——–