“YO VOTARÍA POR LAS FARC SI…”

LOS JEFES DE LAS FARC, AYER GUERRILLEROS ARMADOS, HOY EN PROCESO DE PAZ, MAÑANA EN LA POLÍTICA ELECTORAL

LOS JEFES DE LAS FARC, AYER GUERRILLEROS ARMADOS, HOY EN PROCESO DE PAZ, MAÑANA EN LA POLÍTICA ELECTORAL

Por Héctor Gómez Kabariq

Los guerrilleros de las FARC, ya desmovilizados y en la vida civil, conformarán un partido político para participar en las próximas elecciones con candidatos propios a la Presidencia, a gobernaciones, alcaldías y cuerpos colegiados. Gústenos o no, es un hecho irreversible.

En el parque de Zapatoca, hablando de política al calor de un tinto bajo la carpa de Jorge, uno de los más serios y estudiosos contertulios, sociólogo además, cuyo nombre omito por seguridad, me hizo estas confesiones:

“Yo estaría dispuesto a votar por los candidatos de ese nuevo partido político si por lo menos, entre otras cosas, proponen las siguientes:

Cadena perpetua de cárcel efectiva para los chanchulleros del gobierno, (contratantes y contratistas), que se roban los dineros oficiales; para los gerentes y directores médicos de clínicas y hospitales que se niegan a recibir pacientes aún en casos de urgencia “por no tener seguro”; para los gerentes de las EPS que no autorizan oportunamente los tratamientos y cirugías ni siquiera a través de tutelas; para los pederastas, tengan o no sotana; y para los autores de crímenes atroces y de lesa humanidad.

Que se elimine la elección popular de alcaldes y gobernadores, (eso ha corrompido aún más la política); que se reduzca a 100 el número de legisladores, (sumados Senado y Cámara); que el sueldo de esos congresistas sea de $10 millones mensuales, (hoy cada uno gana $28 millones); que solo se pueda ser congresista durante máximo 12 años; que se eliminen las Asambleas Departamentales de Diputados, (no sirven para nada); y que se exijan condiciones de formación académica a los Concejales.

Que quienes sean dueños de medios de comunicación, (prensa, radio y televisión), no puedan incursionar en ningún otro sector de la economía; que las transnacionales concesionarias del sector minero paguen en impuestos por lo menos el 50 por ciento de sus utilidades; que ninguna persona natural o jurídica pueda ser propietaria de más de mil hectáreas de tierra; que cada familia campesina sea propietaria de por lo menos diez hectáreas; y que la educación en todos sus niveles sea estatal y gratuita.

Y en ese orden de ideas, otras acciones en los demás campos de la vida nacional, todas enmarcadas por la justicia social.

Bajo las anteriores premisas, valdría la pena votar por los candidatos de las FARC, especialmente por su  nominado a la Presidencia. Si van a ofrecer lo mismo que los políticos de siempre, ni bajo amenazas de muerte valdría la pena votar por ellos”.

¿Qué opinan ustedes, amables lectores, de las confesiones de mi amigo zapatoca?

(guanetv@hotmail.com)

————