¡ZAPATOCA MERECE RESPETO!

ESCENA COMÚN EN EL TRAMO DESTAPADO DE LA VÍA ZAPATOCA-BUCARAMANGA

ESCENA COMÚN EN EL TRAMO DESTAPADO DE LA VÍA ZAPATOCA-BUCARAMANGA

Por Héctor Gómez Kabariq

Cerca de 25 años demoró el gobierno nacional para construir la carretera Bucaramanga-Zapatoca por el sector de Girón-Chocoa.  Finalmente se pudo dar al servicio por allá en la década de los ochenta.

Fueron numerosos los quijotes que se la jugaron a fondo para realizar ese “sueño vial”, pero vale la pena mencionar entre ellos a Tito Rueda Guarín y Rafael Serrano Prada. Los demás, que perdonen mi mala memoria.

Poco a poco se ha venido pavimentando esta vía de 52 kilómetros.  Pero todavía faltan por recibir algo de malla asfáltica siete kilómetros entre la Ciudadela Nuevo Girón y la zona de Chocoa, tramo que el gobierno nacional se comprometió a pavimentar desde cuando fue inaugurada la cárcel de mediana seguridad de Palogordo, hace unos quince años.

Pero nada. Todo ha sido mamadera de gallo.

Hoy ese trayecto es una verdadera porquería. Siete kilómetros de tortura, de acabar carros, en los que se emplea media hora sorteando cráteres, charcos y piedras y echando madrazos. Nunca disponen maquinaria pesada para al menos medio maquillarla.

El gobierno nacional dice que es una vía regional y el municipio de Girón, (a cuya jurisdicción corresponde el trayecto), no hace nada dado que la zona es de pocos habitantes y en consecuencia de pocos votos.

El actual gobierno departamental abrió y adjudicó hace un par de meses una licitación para el mejoramiento de la carretera Girón – Zapatoca – San Vicente pero no se ha visto nada. Al contrario, cada día las cosas empeoran.

Zapatoca merece respeto.

Es una población que cada día embellece su zona urbana y su entorno; sus gentes no ahorran esfuerzos para optimizar la atención a los turistas; los sitios atractivos del municipio están en buenas condiciones; se avanza en el mejoramiento de los servicios públicos; y se ha montado una interesante oferta hotelera.

El clima, la seguridad, la tranquilidad y la cordialidad hacen hoy de Zapatoca un verdadero destino turístico y un remanso de paz y de sosiego. Pero esos 7 kilómetros se tiran todos los esfuerzos que se hagan en la localidad.  La gente que viene de visita no quiere volver por culpa de ese vergonzoso tramo.

Ya está bueno. Nos consta que el Gobernador Richard Aguilar Villa ha estado presto a atender las necesidades de Zapatoca. Ojalá estos 7 kilómetros estén incluidos en su lista de prioridades.

——–